eszh-TWdanlenfrdejapt
  • 629327577
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
TORLA -ORDESA

PIRINEO

TORLA - ORDESA

PIRINEO

ORDESA Y MONTE PERDIDO

TORLA - ORDESA

PIRINEO - VALLE DE ORDESA

TORLA - ORDESA

PIRINEO

TORLA - ORDESA

PIRINEO

TORLA - ORDESA

PIRINEO

Arrow
Arrow
Slider

localidad torla-ordesa

Torla-Ordesa es una pintoresca villa a 1.033 m. de altitud, en la margen derecha del río Ara y uno de los pueblos más típicos de la zona pirenaica, rodeado de bellos paisajes serranos, bajos los altos picachos de Mondiciero (2.296 m), Litro (2.019 m.) y frente a ellos Diazas (2.237 m.), las puntas de Duáscaro (2.150 m.) y a admirable mole de Mondarruego que cierra el horizonte y que alcanza en su cota superior los 2.848 m. todos ellos con sus laderas cubiertas de tupidos y verdosos bosques de pinos.
El núcleo urbano de Torla-Ordesa está apiñado sobre un acantilado, horadado para dar paso a la carretera, destacando la iglesia sobre el mismo túnel al borde de la escarpadura. Desde ella puede contemplarse en toda su amplitud la cuenca del valle y las enormes moles rocosas que forman el circo. El barranco de la Selva separa, sin embargo, algunas edificaciones del conjunto principal, dejando a un lado, en su parte más alta, los murallones de Peña Pillera, que sirven de fondo al pueblo y, al otro, las las laderas boscosas denominadas la Selva de Torla. Consta el núcleo urbano de callejas estrechas y empinadas, en su mayoría con el característico pavimento de losas o cantos rodados, que dibujan toscas figuras geométricas en la calzada. Las edificaciones más antiguas muestran los gruesos de inclinados tejados de pizarra, de los que surgen voluminosas chimeneas; y algunas casas poseen amplios balcones corridos o solanas y presentan esculpidas en piedra sobre los amplios portalones las armas de sus fundadores de la mansión, antiguos infanzones del reino aragonés entre los que destaca los de Allué, Lardiés, Lascorz, Oliván, Orús, Pascual y Víu. Las casas, de un color moreno, rojizo, y algunas blanqueadas tienen pocos balcones salientes, pero se ven encantandores huecos o vanos dobles, con columna o capitel que parecen otras tantas estelas de la Edad Media. Existe también en la plaza de la Constitución una edificación de portales de arco rebajado, y como nota artística sobresalen, distribuidos en otras casas -Bun, Lardiés-, diversos ejemplares de ventanas labradas, varias con trepados góticos y columnillas de indudable interés arquitectónico, así como las puertas adobveladas y un relieve de la Virgen, rodedada de un rosario. El templo parroquial, reconstruido en años pasados, tiene bella portada románica, alterada en anteriores épocas, y guarda una excepcional cruz procesional de plata dorada gótica, afiligranada, con estatuillas y pináculos muy decorados, con labor interesante de orfebrería de la primera mitad del siglo XVI.
El nombre de Torla, según Maucant, es una corrupción de "torrella", "torrecilla", aunque nada se conserva del torreón o castillo que debieron construir los habitantes de la villa para defenderse de las primeras invasiones de franceses durane el reinado de Juan II. En tiempos de Fernando el Católico (1512) -según Zurita- Torla sufrió otro asedio y saqueos y tenía un pequeño castillo. Esta fortaleza parece ser que se hallaba en el extremo del espolón, inmediato a la iglesia, y de aquella deben de ser el muro y el arco de pidera, que pasan casi inadvertidos. En el siglo XIV era villa de ralengo, pertenenciente a la sobrejuntería de Las Valles y justiciado de Broto, así como sede de una vicaría.
Ejemplar soberbio de los grandes casales solariegos altoaragoneses es la Casa Víu, cuya singular y severa arquitectura ha alcanzado justo renombre. Se halla en la calle Lavardero (Lerabarbero) y posee un pórtico principal por el que se accede a un patio descubierto de forma irregular, la portada ostenta el blasón de piedra de los Víu cuyas armas consisten en dos cuarteles, el de la derecha con un campana de plata sobre campo de oro y el de la izquierda, estrella de oro sobre azur, coronadas por morricón de armadura que mira a la diestra.
El patio está rodeado de diversas edificaciones de varias épocas, según delatan dos inscripciones grabadas en piedra, una de ellas bajo una ventana con el texto "1689, Juan Bautista de Víu" y otra es una portada, enfrente, con el mismo nombre y año 1707. El remate de las puertas se redondea en arcada en algunas de ellas y en ciertas ventanas hay molduras. A la parte izquierda corre una ancha galería abierta, y en la segunda planta se aprecia una amplio ventanal resguardado por un alero.
Un balcón de hierro forjado completa el decorado arquitéctonico en el que los detalles de la vida rústica se prodigan por algunos rincones. En el interior, la amplia y señorial escalera, con historiado pasamanos, que da acceso a un amplio vestíbulo y a la sala principal decorada con pinturas murales, no bien conservadas, con motivos de plantas, flores, pájaros y paisajes espectaculares, así como las armas de los Víu, cuya geneaología se exhibe en una lámina bajo cristal. Las vigas de techo se apoyan en repisas que porman parte de imitaciones de columnas, entre las cuales se han colocado adornos con azuladas estrellas. Dos armarios empotrados, cuadros y mobiliario antiguos, pavimento de brillantes losas de piedra, en aquelle y otras estancias y la amplia cocina montañesa, hacen que perdure allí el más puro sobor de la vivienda tradicional pirenaica. Y el prado junto a la casa, con su bosque de fresnos y nogales, desde donde se divisa todo el enorme pórtico de Ordesa, entre las moles de Mondarruego y Duáscaro.
Se dice que Torla-Ordesa es el pueblo más fotografiado y pintado del Pirineo; y es verdad. Millares de visitantes enfocan sus dispositivos fotográficos o tienen sus lienzos cada año frente al caserío, desplegado en la montaña. A lo lejos la mole del Escuzana parece el telón de un fondo de una inmensa decoración, completada a uno  y otro lado por las Peñas Lomenás y de Duáscaro. Sobre abarrancadas pendientes de color verdoso se alzan enormes, gigantescos murallones rojizos, y una cornisa de un gris claro soberbio corre a lo largo del frontispicio montañoso cuyas hiladas de roca aparecen, por la acción del tiempo, ligeramente socavadas. Sobre ella un cono, de color pardo claro, preside el conjunto. Este es el paisaje de Torla-Ordesa. Su tradición está reflejada en las constumbres de las fiestas patronales o de cofradía, relatadas por Briet, que refiere su desarrollo situando al frente de la procesión tocadores de guitarra y violín acompañando a danzantes, mozos que bailan llevando a cada mano un palillo, que golpean fuertemente uno contra otro o con los del compañero de pareja, al compás de una melodía monótona. Esta danza religiosa recuerda a las antiguas luchas entre moros y cristianos.
Las fiestas mayores son el 12 de octubre, en honor a la Virgen del Pilar, y en la mañana de este día, se baila la danza del Rapatán, y que se inicia así:
Tradicionalmente en Torla-Ordesa cada casa tenía unas enseñas que la representaban; las mozas del lugar ecogen todas y las prenden en un ramo. Lo danzantes bailan; primero sale el mayoral, el de mayor edad, a la plaza. Corriendo, sacando del corro formado por seis vecinos, a los danzantes, uno a uno señalándoles con el ramo de las enseñas. Por último, saldrá el rapatán, o más jóven.
Todos juntos encorren a las mozas durante algunas vueltas para luego despistarse por una calle y reponer fuerzas a base de vino y pastas. De regreso, a los pocos minutos, el mayoral irá dejando a cada danzante en el mismo lugar donde estaba cuando lo requirió. La danza termina cuando después de retornar a su sitio a los danzantes el mayoral ha conseguido despistar al rapatán, que no sabrá donde lo ha perdido de vista.
Así como los bailes del Paloteau y el de la Jota tienen versiones similares en pueblos de la comarca, éste del Rapatán es exclusivo de la villa de Torla-Ordesa. Parece ser que se trata de una danza de pastores y que entre ellos se desarrolla una lección de aprendizaje. El mayoral, pastor más viejo, debe enseñar al rapatán, el más jóven, a recoger y reconocer el rebaño.
El 12 de octubre, los habitantes de Torla-Ordesa suelen invitar a sus vecinos franceses. En la fiesta, antaño, solía hacerse un fuerte consumo de chocolate a la taza, pollo guisado con salsa amarillenta de azafrán y aromatizado con canela, cecina de sarrio, truchas fritas con alioli, carne a la brasa y nueces. Una notable sopa llamada "bodela" - según Urquijo- se prepara también con carne de sarrio mezclada con fuerte vino tinto; y un plato famoso, más que típico, es el de "sarrio al estilo Ordesa", cuya preparación necesita un tiempo de cuatro días en maceración con vino tinto, zanahorias, puerros, cebolla y "bouquet" de tomillo, hinojo y romero. En su presentación se adorna con patatas y zanahorias torneadas al vapor, láminas de bacón y huevos duros.

Torla-Ordesa
Torla-Ordesa
Torla-Ordesa
Torla-Ordesa
Torla-Ordesa
Torla-Ordesa
Torla-Ordesa
Torla-Ordesa
Torla-Ordesa

 


ORDESA ALQUILER MOCHILAS PORTA BEBES


Alquile su mochila porta-bebes para su visita a Ordesa, máximo 18 kgrs. consultenos disponibilidad.
VER MAS
buff peluches parches camisetas sudaderas imanes
Tienda física en Torla-Ordesa, desde 1994.
VER MAS

AGENDA - EVENTOS

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

© 2020 TORLA - ORDESA.net. Apartamentos

Casa Matietas. Plaza Aragón, 3. 22376 Torla-Ordesa (Huesca)